Loading
Esta vaca está inactiva y no acepta más aportes. esta razón.

La razón por la cual esta Campaña se encuentra inactiva no ha sido divulgada por el equipo hazvaca.com

#AyudaAGabriela

$2,867.05
Raised of $12,000.00 Goal
23.892083333333% Completado (exitoso)
23%
Ya no queda más tiempo
Campaña Cerrada
#AyudaAGabriela

La historia de Gaby


Les presentamos a Gabriela Espinosa Chiriboga, tiene 33 años, mujer guerrera y valiente que confía en Dios. 

Una hija y hermana muy amada. Es la tía adorada de 8 sobrinos. 

Gaby recibió un trasplante de riñón hace ya 8 años.

Su donante fue su hermano Galo Espinosa quien valientemente decidió desde un inicio dar sin pensarlo una parte de sí a Gaby.

El trasplante fue un éxito y eso le permitió a Gaby volver a tener una vida normal.

Todos estos años desde el trasplante, se mantuvo con medicación inmunosupresora para evitar el rechazo al órgano trasplantado. Sin embargo en 2019, tras los resultados de una biopsia renal se observaron indicios de rechazo y a fin de conservar su riñón, Gaby se sometió a su primer tratamiento para salvarlo.

En enero del 2021, realizaron una segunda biopsia renal, donde se evidenció un daño en el riñón trasplantado y el nefrólogo tratante decidió que se realice un segundo tratamiento en una casa de salud. 

Ingresó el 7 de marzo  y concluyó el 17 de marzo del 2021; en  el día 18 le dieron el alta aún cuando tenía un cuadro de anemia severa, un fuerte decaimiento y debilidad, el médico manifestó que si persistía el malestar o empeoraba debía regresar por Emergencia para realizarse una transfusión de sangre. Pero en esa misma madrugada se complicaron los síntomas y Gaby en medio del dolor y falta de respiración llamó a un médico, quien al revisarla le indicó que debía ir urgentemente a un hospital porque su estado era delicado y cada vez le costaba más respirar.

Al siguiente día, 19 de marzo; viendo que empeoraba rápidamente, ingresó al hospital Axxis por Emergencia, al realizarle exámenes determinaron que tenía insuficiencia renal, derrame pleural, anemia severa y neumonía; es así, que el jefe de emergencia decidió que le ingresaran a cuidados intensivos y la  tuvieron que intubar a un ventilador mecánico, la indujeron al coma porque presentaba una falla cardíaca debido a la insuficiencia respiratoria. Para esto ella ya tenía una infección generalizada, lo que derivó en un choque séptico. El shock séptico es una afección mortal ocasionada por una infección grave localizada que requiere atención médica inmediata porque afecta a todos los órganos. 

Lo único que quedaba en ese momento era salvarle la vida, su condición era muy crítica y los médicos le explicaron a nuestro hermano, que tenía un riesgo muy alto de muerte.

El sábado 20 de marzo, su condición continuaba igual, no había signos de mejoría. 

 Por otra parte, también debíamos prever el tema económico, ya que la cuenta del hospital avanzaba rápidamente.

Sugerimos la posibilidad de derivar a Gaby a un hospital IESS o un privado  que esté dentro de la cobertura del mismo, pero no hubo tal posibilidad porque en ese momento no había disponibilidad en otro hospital de una cama en UCI debido  a la emergencia sanitaria que atravesamos, forzosamente primando su vida decidimos mantenerla en el Axxis.

BUENAS NOTICIAS

El martes milagrosamente, empezó a ceder por fin el choque séptico y se pensaba ya en la posibilidad de retirarle el ventilador, y con esto, bajarle paulatinamente los sedantes que la mantenían dormida; felizmente ese día supimos que por fin Gaby le había ganado la batalla a la muerte (pese a que los doctores nos repetían constantemente que no abriguemos falsas esperanzas). 

Y así fue como luego de 5 días ella abrió sus ojos, pese a que seguía sedada.

Llegó el miércoles, ya la habían desentubado, estaba despierta, volver a escuchar su voz fue un verdadero regalo.

Lo que se continuaba realizando para su recuperación fueron diálisis, administración de oxígeno, exámenes, administración y control de medicinas para estabilizar su presión arterial, administración de inyecciones para controlar su anemia y terapias de respiración para eliminar poco a poco el líquido que aún se encontraba en gran cantidad en sus pulmones y corazón.

En cuestión de 10 días, le dieron el alta, desde luego con varias indicaciones médicas y cuidados que se deben mantener hasta estabilizar su estado en período de diálisis y posteriormente poder ser nuevamente candidata para un trasplante. 

Tenemos un corazón agradecido porque Dios le proporcionó un equipo de médicos que realizaron un gran trabajo en la Unidad de Cuidados Intensivos. 

Concluimos con una cuenta de gastos médicos cerca de $33.000.

El regalo de tener a Gaby entre nosotros la verdad no tiene precio, su vida es un milagro total. Fue una prueba muy difícil pero jamás quitamos nuestra mirada del cielo.

Aún tiene un camino por recorrer y la posibilidad de un nuevo trasplante renal.

En medio de todo, sabemos que lo más grave pasó y confiamos desde el primer día, que Dios tiene grandes propósitos para ella y sabemos que hará su obra completa y le dará una vez más la victoria sobre la enfermedad. 


Les compartimos este hermoso testimonio de como Dios obra cuando confiamos con todo nuestro corazón y mente en ÉL. 

Agradecemos mucho a quienes decidan apoyarnos, para poder cubrir, entre otros, los gastos médicos que aún debemos cancelar.



¿Quieres apoyarla de alguna otra manera? 

Por favor contáctanos:


Mónica Espinosa (hermana)

Teléf.0998992262

e-mail: [email protected] 


Galo Espinosa (hermano)

Teléf. 0983220669

e-mail: [email protected]


Que Dios los bendiga.

Team

  • No hay Actualizar para esta Campaña

Publicar un Comentario

  • No hay Comentarios para esta Campaña.
  • No hay Seguidores para esta Campaña.