Loading

La razón por la cual esta Campaña se encuentra inactiva no ha sido divulgada por el equipo hazvaca.com

Our distance love story / Nuestra historia de amor a distancia

$0.00
Raised of $0.00 Goal
0% Completado (exitoso)
0%
4 días restantes

Fijo donando

Esta Campaña comenzó en October 24 y cerrará en December 15, 2019, 12:00 am.
(UTC/GMT 15 Dec,2019 05:00 am)

Dona Ahora
Our distance love story / Nuestra historia de amor a distancia

I am Sebastian, from Ecuador. My girlfriend is Shelsea, from Nicaragua. We met the last days of December 2017, through a mobile app. After a few weeks of chatting and talking over phone, we fell in love and started a distance relationship. Our friends didn’t believe in it and always told us that distance relationships are doomed to fail. But we didn’t give up and kept with the idea that we would meet in person one day. As the months went by, with daily photos sending and video calls, our bond grew more and more. 


One of our video calls

Until one day I couldn’t stand anymore without knowing my love in person, so I decided to buy an airplane ticket to Nicaragua. I traveled there on August 2018, on a National holiday. Those were the best three days of our lives. I am sharing pictures of those days and a video of our first hug at the airport when I arrived. But of course, I had to return to Ecuador, and it was a very sad Sunday when I traveled back. At the airport, we made a promise that we would fight until we could meet again and never separate.


At Nicaragua's airport


The promise that we would be together again 

When I returned to my home country, besides being apart from Shelsea, another bad thing happened: I lost my job. At first, I was very angry and didn’t want to do anything, but my girlfriend told me to be strong. That helped me to decide using my car to drive in Uber and earn some extra cash. After two months, something good happened: I was able to withdraw a compensation money I had at my social security account for being unemployed. Of course, I used that money to bring Shelsea to Ecuador and rent a small bedroom in a shared apartment. Since November 2018, we already live together.


At the airport, when Shelsea arrived to Ecuador

I found a job, not with a good salary, but enough to live our daily lives. But that money was not enough to pay for Shelsea’s legal papers, so now she is an illegal immigrant in Ecuador. That is a problem because she can’t find a job. Also, that is stopping her to study what is her passion and become a flight attendant.  We appeal to all the good-hearted people around the world, so we can have our happy ending in the relationship and Shelsea becomes a legal citizen so we can marry and form a family. Any amount will help. God bless you!


Our first Christman dinner together


Soy Sebastián, de Ecuador. Mi novia es Shelsea, de Nicaragua. Nos conocimos los últimos días de diciembre de 2017, a través de una aplicación móvil. Después de algunas semanas de chatear y hablar por teléfono, nos enamoramos y comenzamos una relación a distancia. Nuestros amigos no creían en eso y siempre nos dijeron que las relaciones a distancia están condenadas al fracaso. Pero no nos rendimos y mantuvimos la idea de que algún día nos conoceríamos en persona. A medida que pasaron los meses, con el envío diario de fotos y con videollamadas, nuestro vínculo creció cada vez más.

Hasta que un día no pude aguantar más sin conocer a mi amor en persona, así que decidí comprar un boleto de avión a Nicaragua. Viajé allí en agosto de 2018, en un feriado nacional. Esos fueron los mejores tres días de nuestras vidas. Estoy compartiendo fotos de esos días y un video de nuestro primer abrazo en el aeropuerto el día que llegué. Pero, por supuesto, tuve que regresar a Ecuador, y fue un domingo muy triste cuando regresé. En el aeropuerto, prometimos que lucharíamos hasta que pudiéramos encontrarnos de nuevo y nunca más separarnos.

Cuando regresé a mi país de origen, además de estar separado de Shelsea, sucedió otra cosa mala: perdí mi trabajo. Al principio, estaba muy enojado y no quería hacer nada, pero mi novia me dijo que fuera fuerte. Eso me ayudó a decidir usar mi automóvil para conducir en Uber y ganar algo de dinero extra. Después de dos meses, sucedió algo bueno: pude retirar un dinero de compensación que tenía en mi cuenta de seguridad social por estar desempleado. Por supuesto, usé ese dinero para traer a Shelsea a Ecuador y rentar una habitación pequeña en un departamento compartido. Desde noviembre de 2018, ya vivimos juntos.

Encontré un trabajo, no con un buen salario, pero suficiente para vivir nuestra vida cotidiana. Pero ese dinero no fue suficiente para pagar los documentos legales de Shelsea, por lo que ahora es una inmigrante ilegal en Ecuador. Eso es un problema porque no puede encontrar trabajo. Además, eso le impide estudiar lo que es su pasión y convertirse en una azafata. Queremos apelar a todas las personas de buen corazón en el mundo, para que podamos tener nuestro final feliz en la relación y Shelsea se convierta en una ciudadana legal para que podamos casarnos y formar una familia. Cualquier cantidad ayudará. ¡Dios les bendiga!

Team

  • No hay Actualizar para esta Campaña

Publicar un Comentario

  • No hay Comentarios para esta Campaña.
  • No se registran donantes para esta Campaña.
  • No hay Seguidores para esta Campaña.